martes, 30 de junio de 2009

Okonomiyaki

Descubrí este plato en la novela "Ni de Eva ni de Adán" de Amélie Nothomb. Los personajes lo preparaban varias veces y se me hacía la boca agua cada vez que surgía. Así que cuando en mi súper chino de confianza encontré la salsa para okonomiyaki, no me lo pensé dos veces, la compré y me fui directa a casa a probarla.

Sé que los puristas diréis que esto no es un okonomiyaki como manda la tradición, y es cierto. Me faltaba el ñame japonés para darle textura a la masa y me faltaban los copos de bonito para forrar la tortillita una vez preparada. Por lo demás, tiene los ingredientes básicos, aunque es una receta a la que se le pueden añadir mil cosas, y las recetas que he encontrado por internet usan todo un despliegue de verduras y mariscos.

1 taza de harina (puede usarse harina de arroz), una taza de caldo dashi (o caldo de verduras o agua), media col china, 1 cebolla tierna, 3 ó 4 huevos, carne de cerdo cortada en tiras finas (si puede ser, con un poco de grasa, o carne picada, o incluso beicon), salsa para okonomiyaki (que puede sustituirse por salsa para yakitori o incluso por una buena salsa HP inglesa).

Mezclar con un agitador la harina y el caldo. Si se tiene, se puede añadir un poco de ñame japonés rallado, que tiene una consistencia gomosa y ayuda a ligar bien la masa. Añadir los huevos y mezclar bien. Picar la col china y la cebolla y mezclarlo con la masa. Saltear la carne de cerdo y cuando esté dorada tirarle encima un par de cucharadas de la mezcla. Cocerla como una tortilla, darle la vuelta cuando cuaje de un lado y dejar cuajar del otro. Cuando esté a punto, untarla de salsa de okonomiyaki y ponerle mayonesa (si os gusta, a mí no me gusta mucho, así que no le pongo) y copos de bonito seco. Servir.

Se le pueden añadir shiitakes, gambas, zanahoria, sepia... Las posibilidades son infinitas. Realmente está para chuparse los dedos y es muy fácil y rápido de preparar. En internet encontraréis varios vídeos que os enseñan cómo se hace.

1 comentario:

yolijolie dijo...

Bueno, bueno... qué gozada de platos, y qué gustazo de cocinera.
Gracias por este espacio tan estupendo. Saludos de otra mami.