viernes, 7 de agosto de 2009

Fugaza


Otra exquisita receta del libro The new family bread book, que en casa triunfó mucho y que no es nada difícil de hacer y sale muy, muy bien.

500 gramos de harina, un par de cucharaditas de sal, dos sobres de levadura seca o unos 20 gramos de levadura fresca, 300 ml de agua a unos 35 grados, 3 cucharadas de aceite de oliva y un relleno de vuestra elección, en mi caso, cebolla tierna y tomate picados.

Mezclar la harina y la sal y hacer un hueco en el centro. Mezclar la levadura con una cucharada de agua y añadirla a la harina junto con el resto del agua y una cucharada de aceite de oliva. Trabajar hasta conseguir una masa elástica que no se pegue al bol. Añadir más harina si es necesario.

Amasar la mezcla unos 10 o 15 minutos, estirándola y volviéndola a juntar y aplastándola con la parte inferior de la mano.

Colocar la masa en un recipiente grande untado con las dos cucharadas restantes de aceite de oliva. Tapar con un trapo húmedo y dejar reposar una hora en un lugar fresco.

Cuando haya pasado la hora, la masa habrá doblado su tamaño. Volver a amasarla unos 5 o 10 minutos. incorporar entonces el relleno con cuidado de no humedecer demasiado la masa. Otros buenos rellenos pueden ser olivas, alcaparras o maíz dulce, además de hierbas frescas.

Darle entonces forma plana con las manos (sin rodillo) en una asadera engrasada con aceite de oliva. Cubrir la masa y dejar reposar una hora, para que vuelva a aumentar de tamaño.

Espolvorear con sal gruesa y condimentar con un hilo de aceite de oliva. Hornear entonces unos 20 o 25 minutos a 220ºC. Retirar del fuego y empezar a disfrutarla tibia...

1 comentario:

Bliss dijo...

Qué buena pinta!! Esto tengo que probarlo ^^