jueves, 6 de septiembre de 2007

Banoffee o Banoffi


Probé este plato por primera vez hace un montón de años... 13, más o menos, en Inglaterra. Me encantó, me pareció una de las cosas más deliciosas que había probado, pero habría desaparecido para siempre de mi espectro culinario de no ser por mi amiga Gillian, que un día nos invitó a comer a su casa y nos lo ofreció de postre. Desde ese día, lo hacemos a menudo, porque se ha convertido en uno de los dulces favoritos de mi pomelo, y porque es fácil de hacer y queda estupendo.

1 paquete de galletas de jengibre (en su defecto, galletas Digestive, Granola o de cereales), 50 gramos de mantequilla, cuatro o cinco plátanos, un bote de dulce de leche (o un bote de leche condensada hervido durante tres horas, totalmente cubierto de agua), 500 gramos de nata montada, virutas de chocolate.

Triturar bien las galletas, hasta que queden bien molidas, como una harina gruesa. Fundir la mantequilla y mezclarla con las galletas. Trabajar hasta que toda la harina de galleta esté humedecida. Colocar la mezcla en un molde y apretarla bien con las manos, para formar la base del postre. Guardar en la nevera unos diez minutos.

Transcurrido ese tiempo, cortar los plátanos a rodajas y colocarlos encima de la base de galleta. Cubrirlos con dulce de leche (para trabajarlo mejor se puede calentar un poco). Cubrir todo con la nata montada y espolvorear con las virutas de chocolate. Dejar reposar en la nevera un buen rato antes de servir.

He leído muchas cosas sobre este postre, y el presunto autor de la receta se muestra indignado con esta versión que os acabo de contar :-) Él dice que la base tiene que ser de masa, una masa igual a la preparada para la pasta frola, una especie de masa quebrada pero con huevo. Personalmente, esta receta es la que a mí más me gusta. Si queréis, probad las dos versiones y nos contáis.

Por cierto, la receta que se dice que es la original, pone primero el dulce de leche, y encima los plátanos cortados a lo largo en lugar de en rodajas. Yo creo que esta es la manera más práctica y más deliciosa de hacer el banoffee, pero para gustos, los colores.

5 comentarios:

Yvi dijo...

Lo que me faltaba apenas levantada..gracias por la receta! No soy una master en cocina pero digo yo que algo saldrá..

Willy Wonka dijo...

Que sí, que sí, que seguro que sale algo... Es muy fácil de hacer. Ya me contarás qué tal ;-)

Margarida dijo...

No conocia este postre. Parece muy fácil de hacer y tiene una pinta exquisita. Prometo probarlo :)

Willy Wonka dijo...

Hola, Margarida.

Pues ya nos contarás. Es muy, muy fácil de hacer, y la verdad es que el dulce de leche y el plátano son uno de los mejores matrimonios que existen. Cuando yo era pequeña, uno de mis platos favoritos era justamente ese, un plátano pelado "como los monos", un bote de dulce de leche y una cuchara. Mmm... Seguro que es pecado ;-)

Soraya dijo...

Margarida, este banoffi no se me escapa de hacerlo, se ve delicioso y los ingredientes que se utilizan maridan perfectamente, debe tener un sabor super especial.
Lo preparare y te cuento.
Un beso,
Soraya